Uso del blanco en la decoración

El color blanco en la decoración genera una sensación de mayor amplitud, es por esta razón que se lo usa mucho en la decoración de espacios pequeños.

Además, el blanco provee luz, en realidad lo que hace es absorber la luz del ambiente y multiplicarla.

Logra no recargar la habitación donde lo ubiques, y provocar una sensación de ligereza. Este color combina con cualquier otro, pero lo mejor es optar por tonalidades poco llamativas para lograr un ambiente relajante.

Dentro de la gama de blancos tienes muchas opciones para encontrar la tonalidad que más se acerca a tus gustos (blanco tiza, hueso, crema o marfil), aunque si quieres lograr un ambiente con carácter anímate a combinar dos o más de esas tonalidades. Un sofá, un mueble, el piso seleccionado o las cortinas, las posibilidades son muchas pues este color puedes usarlo para todos los elementos que forman parte de tu hogar, incluyendo el mobiliario.

Te permitirá sacar el máximo partido al espacio del que dispongas y te garantizará un ambiente suave, lleno de frescura, simplicidad y elegancia. Además, si sus dimensiones son reducidas, apostando por el blanco lograrás una sensación de amplitud y luminosidad que no se alcanzan con otros colores más oscuros.

Deja un comentario